CRITICAS

Podría pensarse que en la técnica de la acuarela está ya todo hecho (ydicho), y sin embargo CUCA MURO nos demuestra que no es así, quetodavía queda un largo territorio por descubrir y recorrer. Sucuriosidad y afán de experimentación hacen que su obra se convierta enun reto diario en el que sale victoriosa, produciendo unas pinturasque emocionan por su sensibilidad y uso del color. Sin duda un placerpara la vista y para el alma de quien las contempla.

Ascensión Hernández Martínez (Profesora del Dpto. de Historia del Arte

de la Universidad de Zaragoza)

 “Sugerente, profunda y sensible; su mirada personal, que arroja
con ímpetu sobre el mundo que la rodea, nos contagia la visión
intimista que trasciende de su ser y comunica con  quien la
contempla impactantes interiores y paisajes, con un lenguaje universal.
Una pintora para disfrutar y seguir descubriendo.”
Désirée Arqué

Ex.Presidenta de la Asociación
de Acuarelistas de Aragón 

“Paisajes, cielos, mares ó follajes sirven de excusa para captar
determinado  momento ó efecto lumínico.
Detrás de cada cuadro hay una intención lírica, un deseo de
transmitir sensaciones….”
Héctor López. Heraldo de Aragón 

“....Sus acuarelas reflejan espontaneidad, frescura realizadora, intuición, solucionando los temas con una pincelada amplia y enérgica, creando manchas descriptivas altamente interesantes y pictóricas....”
I. Cardona
Crítico de Arte de la revista GAL-ART   Barcelona 

“...Cuca Muro prefiere alejarse del concepto más purista de la acuarela, demostrando el dominio de nuevas técnicas que le permiten crear un mundo frágil, lírico, perfumado de una vaporosidad  y de enorme sensibilidad y exquisito gusto”
RAQUEL BOLEA. Responsable del Servicio Cultural de la CAI. (Huesca) 

La pintura de CUCA MURO es visualmente grata, poética, sensible y de muy buen gusto. CUCA nos trae su impronta lírica y delicada, exquisita, sugeridora de la visión de la  esencias de las flores, de las piedras, de las cosas…Es esa otra  mirada la que determina una traducción íntima de aquello que recrea.
          CUCA MURO   hace gala de una buena técnica, del conocimiento del medio y de su facilidad para provocar la sustitución de una estructura narrativa por la secuencia poética.
Cada obra es una sutil estructura delicuescente en la que la materia y el espíritu se identifican y confunden. 
Busca en el mundo concreto no su rotundidad y contundencia objetivas, sino el vago eco de recónditos sentimientos interiores que ella promueve en forma de “esencias”.
           Es un canto al cromatismo sensual, una atmósfera pictórica siempre y en todo momento muy cuidada y estudiada, aunque también poniendo de manifiesto lo espontáneo y lo meditado pueden hermanarse perfectamente.
          Armonías y sensaciones “esencias”, con las que la autora intenta llevar a sus últimos límites la síntesis de lo esencial en la pintura, reduciendo dibujos  y concreciones, desdibujando, a unas fronteras mínimas que acentúan el sentido general de desintegración figurativa .En esta pintura se sustituye prácticamente el sentido de representación por el de sugerencias .Representación idealizada que parece va a desintegrarse en cualquier momento ante los ojos del espectador

Sin duda estamos ante una demostración de bien hacer, con una paleta rica, de toques acertados de composiciones atinadas .Lírica y relajante, aflora la cálida técnica amen de la personalidad de su autora.
                                                           J.L OLIVÁN
                       CRITICO ARTE DEL DIARIO DEL ALTO ARAGÓN   


La acuarela aragonesa está viviendo un momento dulce, gracias a una constelación de excelentes artistas entre los que CUCA MURO brilla con entidad propia. Es maestra en el difícil arte de desdibujar. Está en posesión de un sorprendente repertorio de recursos técnicos, con los que, a la vez que acierta a resolver los problemas que se plantea en sus argumentos, presta a cada obra una singularidad que la hace del todo peculiar. Se aprecia una marcada preocupación por las texturas, de las que nos enseña amplia variedad, bien en transiciones cromáticas sabiamente resueltas, bien en la descripción de componentes telúricos , acertando siempre en eso que queda reservado a los profesionales más cuajados, que es darle “cuerpo” a la acuarela. 
Con tales ingredientes tenemos oportunidad de admirar una naturaleza a la vez ubérrima y cambiante. Es la interpretación  un alarde de inspirada destreza técnica. 
La obra de CUCA MURO, así expuesta, supone una permanente fuga de la realidad. Su dominado manchismo, basado en una paleta cálida, rica en matices y de gratos efectos visuales, convierte sus trabajos en sopesados estudios preabstractos, a un paso del informalismo. 
En sus grandes formatos ¡Qué raro es encontrar acuarelas de esta monumentalidad! Persiste un poso de sensata reflexión con regusto de serenidad clásica. En estas magnas obras, las asociaciones arguméntales se enriquecen, las formas se amplían y la escala cromática brilla con el esplendor. Es en estas concertaciones de un esteticismo refinadamente elegante donde CUCA nos trasmite con mayor elocuencia su personal mensaje filosófico, optimista y vital. 
Atención a esta ya muy galardonada artista, que al cautivarnos con las mágicas resonancias del agua coloreada, nos enseña posibilidades de la acuarela hasta ahora inéditas.
                                                          
JAIME ESAÍN, DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE CRÍTICOS DE ARTE 


La obra de CUCA MURO es el impacto visual de la observación, el efecto plástico de  la expansión del agua y de la mancha de color, la interpretación de las sensaciones, la introspección, no exenta de tensión y una serena capacidad de análisis .Así, consigue la vibración de los sentidos con una atmósfera pletórica de sugerencias, vigor y lirismo, donde palpita la riqueza de visiones o lo efímero, siempre en continua búsqueda. 
Naturaleza, paisaje y aire libre dominan las bien estructuradas composiciones, mientras que el dibujo se diluye en un torrente de luz o en una penumbra cuyas sombras aumentan la plasticidad. 
Los efectos lumínicos cambiantes y el color cargado de pigmento generoso  en contrastes, superposiciones, yuxtaposiciones, veladuras y gradaciones tonales  define las formas en el espacio y distribuye los planos .Controlada el agua, la retina recibe múltiples matices, sin faltar nunca los destellos y la calidad matérica. 
                        Con frecuencia nos sorprende. Después de contemplar obra de textura densa, impactantes primero planos y un vital estallido de color, nos encontramos otras de factura más suelta ,fluida con cromática, sin olvidar el exquisito tratamiento de las flores .El toque difuminados fondos de sutil evanescencia y sensibilidad preciso es sustituido por la ruptura de formas y pincelada desenfocada, rayando lo gestual. De los colores claros nos lleva a los oscuros, sabido es su gusto por el azul índigo, el rojo inglés y a la luz crepuscular. Las mezclas, el logro de potentes grisáceos conviviendo con brotes de claridad y la captación de fenómenos atmosféricos crean un ambiente dramático y poético a la vez. Sabe parar el tiempo, plasmar el espacio intemporal, sumergir al espectador en un silencio que mucho dice del estado del alma y de la soledad. 
Se arriesga en diseños verticales, auténticos contrapicados tonales de audaz y elegante ejecución, junto aquellos con dominio de la profundidad y arquitecturas integradas.
            Optimizados todos los recursos técnicos que la acuarela permite, con ritmo, dejando sitio al azar y disfrutando al experimentar, CUCA nos regala un retazo de emoción
Gratificante al acudir a sus exposiciones.  
                                                                                                                               CARMEN CASTRO INGALATURRE
                                                                                                                                CATEDRÁTICA DE HISTORIA                                                                      
“... Pone amor en lo que hace y una técnica depurada convierte lo cotidiano poesía....”
MARTIN RUIZANGLADA (PINTOR)

…una artista total que se encuentra en  uno de sus mejores momentos y aporta todo una serie de  creaciones de una calidad inusitada que a buen seguro no dejan indiferente a nadie por la tremenda valía de todos y cada uno de sus trazos que están triunfando dentro de todo el panorama nacional. 

                             Contraportada del periódico El Día de Toledo

Con un gran dominio de la técnica de la acuarela, se presenta en Huesca Cuca Muro con su exposición "Nostalgia de lo absoluto", que se puede visitar hasta final de mes en la sala de MultiCaja. El paisaje es el eje central de una obra sutil y evocadora, que se corresponde con el halo poético de algunos de sus títulos: "Sonata de grises", "Susurros de hojas". Algunos de sus paisajes son como luces fugaces que iluminan la bruma, pero también hay en su obra estampas urbanas de una gran belleza, puentes y ríos o la delicada visión de una luminosa mañana en la Gran Vía zaragozana. Y junto a los paisajes, demuestra Cuca Muro también una gran sensibilidad a la hora de tratar la figuración, tanto en las evanescentes siluetas de "En busca del sentido" como en el profundo simbolismo de "El hombre de la ventana", "Alegoría del deseo de volar" o ese precioso "Eso no se hace...", que traslada al espectador al paraíso perdido de su sus años de infancia. Un hermoso ejercicio de nostalgia
CRITICA DE ARTE EN MULTICAJA HUESCA 2010

Es preciosa la serenidad y belleza que transmites. Tu pintura ayuda a encontrar la belleza y la experiencia pacificadora de la Bondad.
                                                                 ALICIA FUERTES psicóloga


BARCELONA (ABRIL 2014) 

Cuca Muro prefiere alejarse del concepto clásico de la acuarela. “Sigo la línea y me pierdo, sigo el color y la vaporosidad me lo aleja…”
Su trabajo realizado con una pincelada triunfante y con clara voluntad de sinfonía de colores nos ofrece espacios serenos, sin renunciar a la grandiosidad de una obra amplia y bien estructurada.
Todas las obras responden a un fin: cohesión de la belleza, equilibrio y la sensación comparable a la perfección. Los colores bien distribuidos contribuyen a crear la atmósfera que quiere la autora, colores desenfadados que chocan entre sí para concentrarse otra vez en la paz y el equilibrio estético.
Sus creaciones delatan un sentido autobiográfico y dan paso a sus múltiples estados emocionales desde una alegría indescriptible a una melancolía otoñal.
Desdibujar lo dibujado, aquí reside su personalidad; jugar con la pintura y la poesía, buscar metáforas internas para plasmarlas con el pincel. Con sus alfombras orientales donde el agua de sus acuarelas se para, se desliza, e impone el silencio en los interrogantes del observador. Los sentidos se polarizan para descubrir técnicas inéditas.
Cuca Muro impone al observador su silencio, la soledad en su bosque de emociones, sus pasiones. Todo encuentro por esa atmósfera vibrante de sus pinceladas. En todas sus obras están presentes las Bellas Artes.
Cuca Muro es valiente, obliga a que la razón se detenga, que el silencio y oración se unan, que materia y espíritu se confundan. Relajante y vigorosa, frágil y poética. Sus creaciones llevadas a altos límites de expresividad, ofrecen un verdadero canto a la vida y la cúspide de una lucidez innovadora. 


ISABEL LARRUY (crítica de Arte)